<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19065868\x26blogName\x3dEl+libro+de+los+abrazos\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/\x26vt\x3d8314978264647183241', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, octubre 18, 2007

Métrica española

La métrica española es algo sencillísimo, para los que hablamos español, claro está. Se basa en un principio muy sencillo: Lo que oímos, cuando hablamos o escuchamos, va a marcar el ritmo poético.
Una ley: Todos los versos castellanos son paroxítonos, que quiere decir que si la última palabra de un verso es aguda se suma una sílaba y si es esdrújula se resta.
Cuatro licencias: La sinalefa, la diéresis, la sinéresis y el hiato. Recordad una sola porque va a darse continuamente: La sinalefa, que consiste en la unión de dos sílabas de distintas palabras en una sola. Para ello la última sílaba de una palabra debe terminar en vocal y la primera de la siguiente también tiene que empezar por vocal, y es preferible que no lleve acento.
Otra obligación: Los versos de arte mayor compuesto, o sea, los de doce ó más sílabas, se dividen en dos semiversos (hemistiquios) por una pausa central (cesura), y pueden ser de igual medida (isostiquios) o no (heterostiquios). Cada final de semiverso se comporta como final de verso y debe adoptar sus mismas limitaciones.
No necesitáis saber mucho más para medir versos y aprobar los exámenes. Pero si queréis escribirlos debéis afrontar dos retos importantes: la acentuación, que es algo de fácil comprensión y que veremos más adelante; y, lo que ya es más difícil, tener algo que decir y encontrar una forma original de decirlo. Este último reto hace que haya tan pocos poetas.
Para trabajar tenéis los siguientes enlaces: