<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19065868\x26blogName\x3dEl+libro+de+los+abrazos\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/\x26vt\x3d8314978264647183241', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

jueves, abril 06, 2006

Lo que hay que saber

GARGANTÚA Y PANTAGRUEL
Gargantúa escribió una carta a su hijo Pantagruel que comienza de esta manera:
"Entre los dones, gracias y prerrogativas con las que el soberano plasmador, Dios todopoderoso, ha dotado y adornado la humana naturaleza desde sus comienzos, se me aparece como la más excelente y singular aquella por la cual, aun siendo mortal de condición, le es posible adquirir cierta especie de inmortalidad, y así, en el curso de su vida transitoria, perpetúa su nombre y su simiente..."
Después de buscar en el diccionario algunas palabras y de haberle dado algunos quiebros al hipérbaton, tan característico de la época renacentista, supongo que habréis entendido que el hombre puede buscar su inmortalidad. Y la forma de conseguirla es mediante la sabiduría. Gargantúa le sigue diciendo a su hijo lo que es verdaderamente importante:
- En primer lugar, el estudio de las lenguas.
- Después las artes liberales: la Geometría, la Aritmética, la Música y la Astronomía.
- En tercer lugar, el Derecho Civil y la Filosofía se unirán al estudio de la naturaleza y de los hechos humanos.
- Después de todo esto habrá que ponerse a leer a los médicos , a los filósofos y a los profetas hasta adquirir el más perfecto conocimiento "de este otro mundo que llamamos hombre".
Cuando Pantagruel leyó todo esto dice Rabelais (el narrador) que "acopió nuevas fuerzas y valor, inflamándole el deseo de progresar más que nunca".
La carta está en un libro que se llama "Gargantúa" del escritor francés François Rabelais
Si tuviérais que establecer vosotros prioridades en el estudio ¿qué pondríais? Espero que, después, cojáis nuevas fuerzas y os inflame el deseo de saber.