<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d19065868\x26blogName\x3dEl+libro+de+los+abrazos\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://manuelagaldon.blogspot.com/\x26vt\x3d8314978264647183241', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

domingo, noviembre 27, 2005

SOBRE LA GENEROSIDAD Y OTRAS SINGULARIDADES

EL PROFETA ERMITAÑO.
Charlábamos ayer on line, hasta altas horas de la noche, sobre el altruismo, la generosidad, los egoísmos y el don de la profecía, entre otras singularidades del ser humano (que se distingue así de los animales).
Yo, como Neruda, recozco, que "sé cada día menos", así que os remito al poeta Khalil Gibran http://www.epdlp.com/escritor.php?id=1757 , y a estas hermosas e instructivas líneas:
"Había una vez un profeta ermitaño que cada tres lunas bajaba hasta la ciudad, y en las plazas del mercado predicaba el dar y compartir entre la gente. Y era elocuente y su fama se extendía por la tierra.
Una tarde, tres hombres llegaron a su ermita y lo saludaron. Y le dijeron: "Tú predicas el dar y el compartir. Y buscas enseñar a quienes tienen mucho para dar a los que poseen poco; y no dudamos de que tu fama te ha brindado riquezas. Ahora ven y danos de tus riquezas, pues estamos necesitados."
Y el ermitaño les contestó: "Amigos míos, no tengo más que esta cama, esta estera y esta jarra de agua. Lleváoslo si así lo deseáis. No tengo oro ni plata."
Entonces le miraron desdeñosos y dieron vuelta sus caras, y el último hombre se detuvo en la puerta un momento y gritó: "Oh tú, impostor! Tú, fraude. Tú enseñas y predicas aquello que tú mismo no practicas".
Así que compartir lo que se tiene no es ningún mérito, por lo visto.
Preguntas:
1.- Interpreta el texto y da tu opinión sobre el tema.